En el modelo LIDER la D se relaciona con la necesidad de desarrollar los recursos de todo tipo (de conocimiento, económicos, humanos…) para garantizar que podremos llevar adelante el proyecto o propósito definido. Por eso podemos decir que nos movemos en el terreno de las competencias técnicas de liderazgo, y a nivel de autoliderazgo, nos referimos a la necesidad de desarrollar la máxima competencia profesional y técnica, por lo que pueden ayudar ejercicios de entrenamiento como los siguientes:

  • Tu formación. Haz tu plan de formación a 3-5 años: qué tienes y te falta, tanto desde la perspectiva más hard (de técnicas y conocimientos) como soft (inteligencia emocional, relación personal, comunicación, motivación…). En paralelo, desarrolla todo el conocimiento necesario para garantizar que en el entorno de tu organización (empresa, sector, productos o servicios…) “sabes muy bien de qué hablas”.
  • Top5 rutinas. Elige 5 (aproximadamente) rutinas de tu vida que te disgustan o te hacen perder mucho tiempo, y analízalas para cambiarlas, siempre paso a paso, con pequeños cambios de hábitos que habrá que ir consolidando para evitar que los cambios se pierdan cuando haya presión o estrés.
  • Cambia de gafas. Elige situaciones (reuniones, negociaciones, discusiones…) concretas y lleva a cabo acciones concretas para dejar de lado tus opiniones y prejuicios y ponerte realmente en el lugar del otro, ver desde dónde vienen sus opiniones distintas, generar empatía y aprender en el proceso.
  • Proceso decisión. Define cuál debe ser tu proceso de decisión óptimo y úsalo por defecto en las decisiones importantes; este proceso ha de incluir aspectos como el equilibrio entre la racionalidad y la emoción (razón e instinto), tener unos criterios claros prioritarios, sopesar alternativas tomar una decisión clara y comprometerse con su implementación…
  • Top5 miedos. Identifica tus 5 (aproximadamente) principales miedos, así como sus razones profundas (por ejemplo puedes tener miedo a hablar en público por una razón más profunda como inseguridad, no querer decepcionar o quedar mal con alguien…), y diseña planes de acción concretos para salir de tu zona de confort y enfrentarte a ellos progresivamente.